Coaching

¿En qué consiste el Coaching?

El coaching consiste en liberar el potencial de las personas, para que puedan llevar su rendimiento al máximo. En otras palabras, en ayudar a alguien a pensar por sí mismo, a encontrar sus respuestas, a descubrir dentro de sí su potencial, su camino al éxito, ya sea en los negocios, en las relaciones personales, en el arte, el deporte, el trabajo, etc.

El coaching no es una mera técnica que hay que desempolvar y aplicar rígidamente en ciertas circunstancias concretas. Es una manera de gestionar, de tratar a las personas, de pensar, de ser y de estar. (1)

En ocasiones buscamos la solución rápida o las recetas de otros para mejorar, para salir del bache o para conseguir lo que queremos. A menudo buscamos la opinión y la referencia de terceros para medir nuestra satisfacción interior. Y quizás a veces pueda irnos bien. Pero en otras, nos olvidamos de la parte fundamental de la ecuación: que se trata de nosotros, de nuestra vida.  Nadie mejor que tu mismo para pensar sobre ti mismo. (2)

El Coaching no es terapia, un coach no evalúa ni diagnostica, a diferencia de otras disciplinas el coach no instruye, alecciona, dirige ni aconseja, no se trata de un maestro, ni de un consejero ni de un consultor. El ámbito del coaching es el desarrollo personal; el coach ayuda al desarrollo personal elevando la conciencia, generando responsabilidad y construyendo auto confianza.

Un proceso de coaching se puede realizar individualmente a una persona, que es lo que se denomina “Choaching personal” o “Life Coaching” o puede realizarse a un equipo de personas que, se trata del “Coaching de Equipos” o también llamado “Coaching Sistémico”

En qué puede ayudar el coaching:

  • Mejorar la calidad de vida laboral.
  • Mejorar nuestras herramientas como líder
  • Mejorar nuestras dotes de comunicación, tanto entre profesionales, como en relaciones personales.
  • Ayudarnos a superar un evento adverso en el que nos hemos visto involucrado
  • Prepararnos para gestionar de una manera eficaz un evento adverso en el que nos podamos ver involucrado.

¿En qué consiste un proceso de Coaching Personal?

El proceso de Coaching se lleva a cabo en sesiones individuales periódicas, en las cuales el coachee (cliente) habla con el  coach sobre sus objetivos, dónde está ahora y dónde desea estar, qué limitaciones encuentra en su camino, qué impedimentos y bloqueos (los “no sé”, “no puedo”, “no valgo”…) tiene para conseguir su objetivo.

Las sesiones de coaching pueden ayudarte a ir hacia delante y a realizar los cambios necesarios en tu vida.

El proceso del coaching personal conllevaría a grandes rasgos las siguientes fases:

  1. Análisis de la situación en la que se encuentra el coachee. En esta fase, identificamos el tema que se desea trabajar. Desde grandes generalizaciones “deseo trabajar mi liderazgo”, hasta temas puntuales y concretos “He tenido una discusión con mi hijo”.
  2. Identificación de los objetivos que el coachee desea alcanzar, lo que para él supondría una situación deseable.
  3. Entender las razones por las cuales el coachee no está logrando los objetivos deseados, la situación deseable. Buscamos las creencias y automatismos que rigen las acciones del cliente y que están actuando como barreras u obstáculos en la consecución de sus resultados.
  4. Definir el plan de acción y establecer los compromisos, con el fin de que el coachee actúe de manera diferente, pruebe a hacer cosas nuevas y experimente las consecuencias.
  5. Realizar el seguimiento del plan de acción y evaluar los resultados de las acciones que se van llevando a la práctica, como vía para consolidar nuevos aprendizajes.

 

 

¿En qué consiste un proceso de Coaching de equipos?

El Coaching de Equipo es un proceso de acompañamiento a un equipo de personas en el descubrimiento y la optimización de sus objetivos y procesos para conseguir resultados excelentes.

Es un proceso vivencial, práctico y excepcionalmente conectado con lo que cada equipo es y necesita, se trata de un proceso especialmente diseñado para que cada equipo descubra, defina, desarrolle y construya sus propios principios de trabajo en equipo.

Se trabaja desde el enfoque de que el equipo es un todo uno, donde el resultado final sea mayor a la suma de las partes que componen al equipo. Todo se gestiona como impacto y el propio sistema es el que da la respuesta.

El proceso de coaching de equipos conllevaría las siguientes fases:

  1. Análisis de la situación en la que se encuentra el equipo. Fotografía de su situación actual que nos permita la identificación de los objetivos que el equipo desea alcanzar y conocer las barreras u obstáculos en la consecución de dichos objetivos.
  2. Definir el plan de acción y establecer los compromisos de relación, con el fin de que el equipo genere un contexto de confianza que le permita actuar de manera diferente, pruebe a hacer cosas nuevas y experimente las consecuencias.
  3. Seguimiento del plan de acción y evaluar los resultados de las acciones que se van llevando a la práctica, como vía para consolidar nuevos aprendizajes

¿El papel del Coach?

A diferencia de otras disciplinas, el coach no instruye, alecciona, dirige ni aconseja. No se trata de un maestro, ni de un consejero, ni de un consultor. El coach es un facilitador, alguien que da apoyo y que acompaña a su interlocutor en su proceso de reflexión, La misión es la de escucharte con atención y hacerte preguntas claves, que te ayuden a despejar la mente.

La responsabilidad del coach es:

  • Descubrir, clarificar y alinearse con lo que el cliente/ equipo quiere conseguir.
  • Provocar que el cliente/ equipo obtenga sus propias soluciones y estrategias.
  • Mantener al cliente/equipo enfocado y responsable.

 

 

  1. Withmore, J., (2009). Coaching para mejorar el rendimiento de las personas (pág. 21, 30 y 46), Paidos Empresa.
  2. Arrese, JC (2011). Coaching y sabiduría interior. Formación Alcalá